Con respecto al sistema tradicional, la calefacción de suelo radiante presenta una serie de ventajas que la hacen particularmente interesante.

Invisible

la tendencia moderna está claramente a favor de un sistema de calefacción que de las mínimas molestias posibles; el suelo radiante elimina los radiadores y los circuitos radiantes, ahogados en el mortero del suelo, liberan totalmente el ambiente.

Limpio

el calor se difunde en el ambiente a baja temperatura y no provoca convección en el aire, eliminándose así la circulación de polvo.

Apto para los niños

con el suelo radiante los niños pueden jugar perfectamente en el suelo porqué la temperatura es agradable.

Económico

el consumo de energía de la instalación de suelo radiante es un 25% a la tradicional.

Fuente de Bienestar

la óptima y uniforme distribución del calor en toda la superficie es, desde el punto de vista fisiológico, la mejor solución para la calefacción.

Mantenimiento

la instalación de calefacción por suelo radiante no requiere mantenimiento.

Tipos de suelo

el sistema de suelo radiante permite instalar cualquier tipo de suelo, desde cerámica a mármol, o de moqueta a madera.

Energías Alternativas

siendo gestionada a baja temperatura de impulsión, la calefacción por suelo radiante permite adoptar fuentes de energía alternativas que de otra forma no serían económicamente válidas.